La preparación de la comida caliente no trae consigo ninguna dificultad. Usted ya sabe que, de antemano, siempre hay una ensalada de la que comerá hasta saciarse. Sustituirá las usuales patatas peladas y hervidas por patatas cocidas y sin pelar, el arroz pelado (blanco) por arroz integral (con cáscara), y lo mismo hará con las pastas, en lugar de la pasta blanca y los fideos, utilizará pasta integral.
Las verduras deberán hervirse con cuidado, solamente hasta que se puedan morder, evitando que se reblandezcan demasiado. Cuando estén hervidas, se saltean con un poco de mantequilla, y si aún desea un sabor más agradable, son excelentes si se espolvorean con algunas hierbas frescas.

El aceite no se debe calentar, se añade a los platos cuando éstos ya están cocinados.

Y piense en esto: la sal no es ninguna especia. Intente sustituirla por hierbas frescas y mezclas de diversas especias. El motivo es suficientemente importante: ¡10 g de sal traen consigo 1 kg más a la balanza!

Otras recetas muy fáciles de hacer:

Tomates con rábanos
  • Tomates
  • Rábanos
  • Granos de trigo germinado

Se rallan los rábanos de forma gruesa. Se cortan los tomates a rodajas. Se coloca todo en un plato, acompañándolo del trigo germinado. Se guarnece con lechuga y finalmente se sirve con una salsa hecha con ajo.


Col rizada con pimientos y pepinos
  • Col rizada
  • Pimientos verdes y rojos
  • Pepinos
  • Se corta la col rizada a tiras finas Se cortan a daditos los pimientos verdes y rojos. Se parten unos pepinos a rodajas.

Finalmente se mezcla todo y se sirve con la salsa, la cual ya nos habremos encargado de preparar previamente.