Nature
Eco II insert
Eco III insert
Córdoba

La calefacción es un proceso por el cual a través de diferentes sistemas y ductos se puede llegar a distribuir el calor a diferentes lugares de un hogar o un edificio en aquellos momentos donde las temperaturas climáticas son tan bajas que pueden llegar a afectar el desempeño tanto de las personas como de algunas máquinas que no puedan trabajar con el frío.

Los tipos de calefacción se dividen en dos aunque esta también se puede dividir de diferentes maneras. Una de las principales formas de dividir los tipos de calefacción puede ser por el tipo de aparato por medio del cual se propaga el calor y por la fuente de energía. La primera consiste en aquella en donde le utilizan las bombas de aire, la electricidad, independiente de que esta sea por acumuladores o por convectores, entre otras. Y la segunda por la energía solar,  de biomasa o la de gas, entre otras.

La calefacción eléctrica por acumulación, esta es una de las más comunes ya que la electricidad se puede llegar a convertir en calor por medio de una serie de resistencias eléctricas que están por dentro, esta a su vez cuenta con muchas ventajas y es que son aparatos de bajo costo que no requieren de una gran instalación y mucho menos de gastos en mantenimiento. Una de las desventajas de este tipo de calefacción es que no puede llegar a calentar grandes espacios y consume mucha energía.

La calefacción eléctrica por convectores, es un tipo de calefacción que cuenta con una resistencia que puede llegar a calentar el aire de un lugar ya que circula dentro de lo que se conoce como los convectores, cuenta con paneles que no requiere de mucho esfuerzo para poder reinstalarse y pero a su vez cuenta con un alto consumo en la energía al igual que la calefacción por acumulación.

También se puede encontrar la calefacción por gas, esta se puede dividir en tres, la calefacción por gasóleo, esta puede calentar grandes espacios y superficies aunque esta puede llegar a ser un contaminante para el medio ambiente y necesita almacenarse en grandes espacios. La segunda es la calefacción por gas natral, con esta el gas puede llegar desde el exterior y no necesita que se almacene y puede llegar a producir una energía limpia que no afecte al medio ambiente además que su costo está por debajo de lo esperado. Y por último la calefacción por medio del gas propano, este tiene muchas más potencia que el gas natural y aunque es buen hay que estar muy consciente de que se tiene que mantener en constan te vigilancia  los depósitos de este.